Los ojos y los oídos son partes de nuestro cuerpo que por ser tan delicados, requieren un cuidado especial y diferente.

Hoy en vivemas te presentamos daños a corto y largo plazo que podrías evitar si tienes precaución y cuidas estos órganos de los sentidos más importantes para tu cuerpo.  Es importante que sepas que los daños a largo plazo son debidos a efectos acumulativos de la radiación UV y que el 50% de la radiación UV de nuestra vida se absorben antes de los 18 años.

Por eso si no cuidamos los ojos y los protegemos podríamos ocasionar daños irreversibles, no solo en nuestros ojos sino en los oídos.

Daños a largo plazo:

– En la córnea se pueden generar queratitis por quemaduras.

– En la retina, puede ocasionar degeneración macular. Esta enfermedad es un trastorno ocular que destruye lentamente la visión central y aguda, dificultando la lectura y visualización de detalles finos.

– La aparición temprana de cataratas en el cristalino del ojo.

Foto cuidar ojos

Daños a corto plazo:

– Conjuntivitis

– Queratitis

– Irritación

– Enrojecimiento

– Sensación molesta

– Visión borrosa

– Dolor

 

Cuidado con tus oídos y prevén la otitis:

– Evita rascarte los oídos ni utilices copos de algodón u objetos similares.

– Después de bañarte o mojarte, seca los oídos con cuidado. Si hay sensación de humedad coloca una o dos gotas de alcohol.

 

Recuerda tener especial cuidado con:

– Los niños, niñas y adolescentes.

– Personas que tienen ojos claros.

– Pacientes a los que se les ha realizado cirugía ocular.

– Cuida tus ojos al momento de realizar actividades al aire libre o exponerte en horas de máxima radiación UV (12 del día a 4:00 p.m.)

 

Ante cualquier síntoma consulta a tu médico de confianza y evita la automedicación.

Etiquetas : destacados