Para cuidar nuestro rostro es de vital importancia conocer qué tipo de piel tenemos y así elegir los productos adecuados para protegerla y garantizar que permanezca sana.

Existen cuatro tipos diferentes y te contamos las características de cada una de ellas:

Piel normal:

Este tipo de piel se caracteriza por ser suave, elástica, sus poros son pequeños y su tono es rosado, lo cual indica una buena circulación. Muchas personas la categorizan como piel de bebé, debido a su textura y apariencia.

Si cuentas con la suerte de tener este tipo de piel, es importante que generes algunos hábitos como: usar bloqueador solar, tomar abundante agua durante el día, dormir entre 6 y 8 horas o lo suficiente como para que tu cuerpo descanse, hidratar tu piel y desmaquíllate todas las noches. Si realizas esta rutina garantizarás que la piel de tu rostro se mantenga sana.

Piel mixta:

Este tipo de piel se conoce por tener una textura grasosa en la zona T (frente, nariz y mentón) y textura seca en las mejillas.

Debido a sus características el cuidado se hace un poco más complicado, debido a que suele ser una piel muy delgada en las mejillas pero gruesa en la zona T. Pero como requieres hidratar las partes resecas, te aplicas crema hidratante en todo el rostro ocasionando que brilles más de lo normal.

Pero tranquila(o), para cuidar este tipo de piel se recomienda usar productos libres de jabón y alcohol, como gel de ducha. Recuerda no limpiar en exceso tu zona T, con el fin de no estimular la producción de grasa.

Tip: El agua de rosas es un producto ideal para este tipo de piel.

Piel seca:  

Las pieles secas requieren un cuidado especial debido a que pierden la humedad rápidamente, generando sensación de resequedad. Su aspecto suele ser blanco, tirante, opaca, tener grietas o descamación, generalmente después de bañarte o lavarte la cara con agua caliente.

Lo bueno de tener piel seca, es que el maquillaje puede llegar a durar más tiempo, pero en algunos casos genera que la piel esté resecar, por eso es importante que realices tu rutina de cuidado facial correctamente, incluyendo productos libres de alcohol y que contengan vitaminas A y C, esto te ayudará a recuperar la elasticidad de tu piel y regenerar las células de tu piel.

Tip: El agua micelar es un producto ideal para este tipo de piel.

Piel grasa:

Este tipo de piel es fácil de identificar, ya que se caracteriza por tener una apariencia con brillo, suele estar más expuesto a presentar espinillas o acné.

La ventaja de tener piel grasa es que las arrugas y líneas de expresión tardan un poco más en aparecer. Para evitar el exceso de brillo, puedes usar productos libres de alcohol por las noches, unas toallas húmedas para tu tipo de piel y limpiar el rostro en las mañanas y usar bloqueador solar no graso.

Mujer o hombre, recuerda que la apariencia de tu piel depende en gran parte de cómo la cuides, por esto asegúrate de utilizar los productos adecuados para tu tipo de piel, y así tendrás siempre una imagen fresca y sana.

 

En droguerías Cafam encontrarás excelentes productos para el cuidado de tu piel. Además, aprovecha los miércoles de ahorro en categorías seleccionadas o disfruta de las quincenas del ahorro. Aplican condiciones y restricciones.

Etiquetas : slider