El 12 de marzo se conmemora el Día Mundial del Glaucoma, por esto te contamos más sobre esta enfermedad.

¿Qué es el Glaucoma?

Es una alteración del nervio óptico, es decir del nervio principal del ojo, que se puede asociar con alteración en la presión del ojo y que puede causar progresión con alteración secundaria del campo visual.

¿Por qué se presenta o se da esta enfermedad?

Las causas pueden ser variadas, algunas veces el glaucoma puede ser congénito, secundario a procesos de trauma, inflamación ocular o posterior a cirugía intraocular, pero en la mayoría de los casos no se sabe la causa. Factores genéticos han mostrado tener influencia sobre el desarrollo de la enfermedad, por lo cual es siempre recomendable examinar a los familiares de los pacientes con diagnóstico confirmado o sospecha.

Signos y síntomas:

Los síntomas están ausentes en la mayoría de los pacientes en estado inicial e intermedio de la enfermedad, solo aquellos pacientes con daño severo del nervio óptico presentarán pérdida del campo visual que en sus estados finales se manifiesta como visión en túnel, es decir que solo pueden ver lo que está en el centro de la imagen, por lo anterior la visita regular al optómetra y oftalmólogo permitirá la identificación de cambios anatómicos del nervio óptico o alteraciones de la presión ocular que permitan identificar los casos sospechosos y mediante estudios confirmar descartar la patología antes de que progrese a estados avanzados.

¿En qué edad se presenta esta enfermedad?

El glaucoma afecta en su mayoría a personas adultas presentándose en hasta el 2% de las personas mayores de 40 años, y en hasta el 10% de los mayores de 80 años, sin embargo algunos tipo de glaucoma pueden presentarse en niños o en personas jóvenes, factores como la raza negra, asiáticos y algunas etnias europeas muestran mayor incidencia de la enfermedad.

¿Cómo prevenir esta enfermedad?

La única forma para luchar contra esta enfermedad es el diagnóstico temprano y posterior control estricto de la patología ya sea mediante manejo médico o en algunos casos específicos quirúrgico. La mejor manera es cuidarnos, asistiendo periódicamente a valoraciones de optometría y oftalmología.

Recuerda mantenernos sanos, depende de cada uno de nosotros, los diagnósticos a tiempo pueden salvar nuestra vida o la de los que amamos.

Etiquetas : recientes