Diviértete, incentiva la creatividad y vive un momento único, cocinar es una gran opción para estar juntos, aprender cosas nuevas y acercar a los niños a los alimentos que van a comer.

Los fines de semana que estamos en casa son ideales para proponerle a la familia una actividad que nos permite estar juntos y divertirnos, la cocina es un lugar que con un poco de creatividad se puede convertir en un escenario ideal para recrear toda una historia, darle a cada uno un rol y hacer del momento de preparar los alimentos, un recuerdo maravilloso.

En cada etapa o tipo de familia, la cocina puede motivar la unión, sentimientos de aprecio y apoyo mutuo, además de ser una actividad que nos permite planear y ayudarnos.

Cocinar en pareja

Ya sea que la relación esté iniciando o lleve mucho, pasar tiempo de calidad juntos o a solas siempre es importante. La cocina es un excelente espacio para trabajar en equipo y aprender, tómalo como un momento para estar alegre sin ser rígido, diviértete con los aciertos y errores. Agrega a este momento una pizca de romanticismo y coquetería, recrea el ambiente con música, una bebida que les guste a los dos y por qué no, un poco de baile, son la receta perfecta para acercarse y disfrutar de un poco de cariño.

Cocinar con niños

“Los niños que ayudan a sus padres a cocinar sus propias comidas comen significativamente más verduras, 76% y un 27% más de proteína que aquellos que no lo hacen” según un estudio realizado por el Centro de Investigación de Nestlé en Lausanne, Suiza, para la revista Journal Appetite

Que los niños disfruten de las verduras es posible, porque si los motivamos a hacer parte del proceso de preparación, les generamos esa curiosidad por probar lo que ellos mismos han cocinado. Para los niños, la cocina es un lugar negado por los peligros que representa, pero bajo la supervisión de sus padres se puede convertir en su lugar favorito y escenario de historias fantásticas. Además, sentirse importantes en una actividad estipulada para adultos, aumenta la autoestima en los niños, quienes se sienten felices y orgullosos.

Cocinar entre amigos

Dicen que hay familias que no se unen por lazos de sangre, sino por el corazón, definitivamente los amigos son esa familia que puedes escoger y cocinar junto a ellos es uno de los planes más divertidos que hay.

Desde escoger la receta, ir de compras, desempacar y dividir las tareas, pueden convertirse en momentos divertidos y llenos de anécdotas, esas que surgen cuando nos reímos sin parar gracias a la confianza que trae la amistad.

 

  1. Cuéntale a todos acerca de este plan, hazlo de manera positiva. Si es con tus amigos, llámalos y empieza a juntarlos, crea un grupo en alguna red social y empiecen a coordinar el lugar, el día y la hora.
  2. Escoge qué receta van a cocinar, ten en cuenta los gustos, si son muy variados puedes hacer varias entradas y así quedarán muy felices con el resultado.
  3. Vayan todos de compras, permite que los niños toquen la comida y sean partícipes en escogerla, deja que le encuentren formas, que vean figuras y enséñales en el proceso
  4. Divide las tareas y los espacios en los cuales cada uno llevará a cabo su labor, así todos podrán divertirse de forma tranquila y segura.
  5. Sean creativos a la hora de servir, la presentación es el mejor aliado de las ganas de comer y ¡disfruta!