Cuando las mujeres estamos en gestación, es inevitable no pasar tiempo imaginándonos que sienten nuestros bebés, que hacen durante todo el día en la barriga o incluso intentamos imaginar con qué juegan cuando sentimos un fuerte movimiento.

Cuando los bebés están en la barriga, perciben sensaciones, sonidos, e incluso reconocen claramente las voces de sus padres y personas cercanas para la madre. Ellos, por 40 semanas pasarán en un lugar estéril, tranquilo, en donde el palpitar del corazón de su mamá será la mejor melodía para acompañar sus movimientos durante todo el día.

Muchas personas les dicen a las mamás que no deben llorar o enojarse, porque sus bebés podrían verse afectados con esas reacciones, pero según psicólogos especializados en gestantes, aseguran que ¡no es así! Ya que al tener cambios hormonales por el embarazo, la madre libera diferentes sustancias ocasionando pequeños cambios en el sabor del líquido amniótico. Con esto el bebé empezará su primer aprendizaje de vida: El transcurrir del día a día tiene diferentes situaciones que nos llevan a tener sentimientos diferentes.

Esto no significa que las mujeres en estado de gestación pueden abusar de cada una de sus emociones. Todo lo contrario, la mujer debe entender que debido a la producción de hormonas que está generando el cuerpo, la variación de estados de ánimos pueden llegar a ser normales y se deben aprender a controlar, porque las mamás tenemos una gran responsabilidad con nuestros hijos y es cuidar de ellos como una pequeña semilla, frágil e indefensa, dando todo de nosotras, pero muchas veces no es así.

Cada año 15 millones de bebés nacen prematuramente, es decir antes de cumplir las 37 semanas de gestación. Por esto, se conmemora el Día Mundial de la Prematuridad, siendo la oportunidad para concentrar toda nuestra atención en estos niños que pueden llegar a presentar diferentes complicaciones y consecuencias en el desarrollo físico.

El parto prematuro se da por diferentes causas, entre las más comunes pueden llegar a ser: embarazos múltiples, infecciones, diabetes gestacional, presión arterial alta y genética,  sin embargo, en algunos casos no se logra identificar cual fue la causa que generó el parto prematuro.

Es por esto que Salud Cafam, busca ofrecer una atención de calidad antes, durante y después de la gestación, asegurando una experiencia positiva en esa etapa tan hermosa de una mujer, preservando la vida de la mamá y de su bebé. Es por esto que te queremos compartir una pequeña entrevista realizada a una pediatra experta en este tema, donde podras conocer todos los cuidados que hay que tener con los bebés prematuros.

 

De igual forma, te invitamos a que si vas a ser mamá, cada día seas consiente de todo lo mágico que está sucediendo dentro de ti, que así tengamos que pasar por miles de pruebas, cambios, malestares, tendremos la mejor recompensa y es ver a nuestros hijos naciendo sanos y fuertes. Por esto, mantén al día todos tus controles y chequeos médicos, aliméntate de forma correcta, hidrátate lo suficiente y no pases por alto ningún síntoma, ni pienses que algún dolor o molestia es una bobada o es irrelevante, ya que si sientes algo diferente consulta de inmediato a tu médico o acude de manera prioritaria a tu clínica más cercana,

¡Y si vas a ser papá!, apoya mucho a tu pareja en esa maravillosa experiencia, acompáñala, consiéntela, entiéndela y sé su refugio en todo momento, recuerda que las redes de apoyo siempre van a favorecer para que la madre tenga un embarazo, tranquilo y sin complicaciones.

 

 

Fuente: OMS-partos prematuros- 19 de febrero 2018.
Born to son, OMS 2012.

Etiquetas : destacados

Dejar un comentario