Nos dimos a la tarea de hablar con el equipo humano que está detrás del Zoológico del Centro de Vacaciones Cafam Melgar quienes nos contaron su importante labor y cómo es su día a día compartiendo con los animales del zoológico.

Jairo Garzón Martínez, quien lleva más de diecisiete años vinculado a la caja, nos contó detalles sobre su labor de cuidar y promover el bienestar de los animalitos del Zoológico del Centro de Vacaciones Cafam Melgar y como es un día para él y los animales.

Su jornada comienza antes de las siete de la mañana, donde realiza una ronda de revisión por todas las áreas, percatándose de que cada animal se encuentre bien y en su recinto, posteriormente realiza una rutina diaria de limpieza en cada uno de los hábitats y las áreas comunes, para empezar a suministrar la dieta especialmente formulada por el zootecnista, porcionamiento que realiza todos los días Andrés Cruz, auxiliar de fauna, encargado de la cocina del zoológico.

El auxiliar de fauna es el primero y el último en tener contacto con el animal durante el día, si detecta un comportamiento fuera de lo normal u observa alguna anomalía física en el animalito o en sus heces, de inmediato lo reporta al médico veterinario para una intervención oportuna.

«Ese contacto diario, hace que tengamos presentes los patrones normales en sus heces o en su comportamiento, lo que nos permite ver si alguno de ellos no come o presenta cualquier tipo de situación anómala que de inmediato se la reportamos al médico veterinario, quien decide cuál es el procedimiento clínico a seguir». Nos comenta también Hernán Urrea, auxiliar encargado de primates y nutrias.

El entrenamiento animal o condicionamiento operante, es un método que adelantan los zoológicos actualmente para disminuir el estrés. Este trabajo empezó a adelantarse por Brayan Guzmán, quien desarrolla un trabajo impecable donde enseña a los especímenes a realizar tareas acordes a una rutina, con el fin de hacer volar una guacamaya, un tucán y hasta un rey gallinazo, libremente alrededor del lago y regresar a su cubil (sitio donde los animales se recogen para dormir).

«Descubrir la magia que guarda cada animalito es “sin duda alguna” una de las mejores experiencias que he vivido en mis veintiún años en Cafam», indica el señor Ramiro Hernández.

Así que si vas al Centro de Vacaciones Cafam Melgar, no olvides pasar por el zoológico y conocer cada una de las especies que han sido rescatadas; muchas de ellas son únicas en su hábitat.

Si eres amante de los animales con convenios Cafam tienes el 15% de descuento en el ingreso al Zoológico Santa Cruz en Km. 16 vía Bogotá – Mesitas. Conoce más aquí