El Campus Yerry Mina en su primera versión se realizó en el Club Campestre Cafam ubicado en la Autopista Norte con calle 125, allí llegaron  62 niños y jóvenes que sueñan con convertirse en jugadores profesionales. Fueron cuatro días en los que acompañados por profesores, los asistentes adquirieron conocimientos y se enfocaron en como cumplir el sueño de convertirse en futbolistas profesionales.

Rafael Polo es un samario humilde, noble y alegre que tiene muchas ganas de triunfar en el fútbol a nivel profesional, como él comentó «quiero triunfar en el equipo de mi ciudad». Este joven juega desde pequeño picaditos en las canchas de su barrio y desde los trece años hace parte de las inferiores del Unión Magdalena, aunque últimamente no ha podido asistir por los horarios del colegio.

Desde muy pequeño sintió afinidad por correr tras un balón, veía a su papá jugar en las tardes en el barrio y así seguía creciendo su pasión, « me gusta, me agrada el lugar en el que vivo, es bonito y es caliente» cuenta entre risas Rafael. Él es hincha del Unión Magdalena y la Selección Colombia, pero su ídolo siempre ha sido Yerry Mina a quien sigue desde que jugaba para el Santa Fe.

Un día, mientras Rafael revisaba sus redes sociales vio un anuncio donde se daba a conocer el primer campus de Fútbol de Yerry Mina junto a su fundación y apoyado por Cafam. De inmediato, este inquieto joven buscó toda la información y al darse cuenta del costo, se propuso conseguir el dinero por sus propios medios y así asistir, aprender y conocer a su ídolo.  Hizo dos rifas de $ 10.000 por boleta «la gente del barrio es amiga de mi papá y me ayudó. Cuando les contaba para dónde iba me colaboraban, me tocó muy duro porque no era fácil el viaje desde Santa Marta a Bogotá»

A Rafael el pasaje a Bogotá le costó $ 110.000. Llegó solo a la capital donde lo esperaban algunos familiares que viven en el sur de la ciudad «todos los días agarraba transporte hacia el norte, eran dos horas y media, pero para cumplir los sueños, ese viaje no era un problema». A pesar de que Rafael ya había visitado Bogotá el clima le pegó duro, se enfermó, tuvo fiebre y malestar general durante los días del campamento, allí lo atendieron los médicos que prestaban atención dentro del campus.

Se llegó el 20 de julio, el día en que Yerry Mina asistiría al Campus y les daría a todos los asistentes una clase personalizada y para Rafael, era el día más esperado. Alrededor de la una de la tarde, Yerry aparecería para saludar a todos los muchachos del campus quienes lo recibieron bailando, y después de fundirse en un abrazo con ellos se tomó la tarima para anunciar que había llevado con él una sorpresa «agradecido con cada uno de ustedes por estar aquí presentes, estoy muy feliz, y por el retraso les he traído una gran sorpresa» en ese momento el público se llenó de euforia cuando Yerry les presentó a Juan Guillermo Cuadrado, volante de Juventus.

Empezaron así las clases, todos los jóvenes aprendiendo y recibiendo consejos de dos de los jugadores más importantes de la selección. Fueron tres partidos los que  se jugaron en el Campus en donde los niños jugaron de tú a tú con sus ídolos, pero lamentablemente nuestro protagonista, Rafael, no pudo acompañarlos, pues esa mañana sufrió un espasmo muscular en sus piernas «no sé qué me pasó, era como un escalofrío, me pegó duro el clima, no sé cómo pude llegar hasta el club ese día, afortunadamente me atendieron los médicos. Me sentaron al pie de ellos y me dio mucha felicidad ver jugar a mi ídolo junto a Cuadrado y los niños»

Pero ahí no se acabó el campus para Rafael; Cafam y Yerry Mina le tenían preparada una maravillosa sorpresa, el 20 de julio también era el día de su cumpleaños, con torta y los demás asistentes cantando celebraron un año más y un sueño hecho realidad «no me esperaba la sorpresa de mi cumpleaños, me cantaron, me felicitaron. Yerry y Cuadrado me dijeron feliz cumpleaños, nunca pensé celebrarlo con mis ídolos».

Equipo Cafam:

¿Cuadrado o Yerry Mina?

Rafael Polo: Yo siempre voy a elegir a Yerry Mina porque es mi ídolo, pero cuadrado es un crack

EC:

¿Qué mensaje te deja la «charla técnica» que dieron Mina y Cuadrado?

RP: Uno tiene que luchar por sus sueños, nadie nace con todo. Yerry también es un jugador humilde, viene desde abajo y yo también debo luchar por mis sueños salir adelante y llegar a ser un jugador profesional.

EC:

¿Qué momento del campus no borrarías de tu memoria?

RP: La llegada de Yerry, porque yo en ese momento estaba con los médicos y cuando vi un carro y lo vi bajar no sé de dónde saqué fuerzas y me paré para ir a verlo. Volvería a ir al campus, es mi ídolo y quiero aprender de él. Aprendí mucho sobre todo del «profe» Cristian Tabares, era un entrenamiento profesional como si estuviéramos en una pretemporada, muy buen futbolista y una gran persona.

Si tú quieres convertirte en un gran futbolista te invitamos a unirte a nuestras escuelas de fútbol Cafam y a visitar los clubes Cafam que siempre tendrán las puertas abiertas para ayudarte a hacer tus sueños realidad.

Para más información da click aquí

2 comentarios

  1. Como es lo del feliz cumpleaños cantado por Cuadrado y Jerry Mina, mi hija cumple 15 años y me gustaría que le cantaran. Gracias

    1. ¡Hola Fabiola! Te contamos que este fue un cumpleaños especial puesto que se dio en el desarrollo del Campus que hizo la fundación Yerry Mina en nuestras instalaciones del Club Campestre Cafam. Un saludo.

Dejar un comentario