La producción de sonidos es un lenguaje simbólico y universal que hace posible la expresión de las emociones más profundas. Ha existido desde tiempos inmemoriales y suscita los recuerdos más románticos y especiales en nuestros corazones. Uno de los géneros musicales de antaño es el bolero que ha trascendido en el tiempo. Son varias las canciones emblemáticas que han marcado a las parejas de enamorados.

Este es un ritmo de origen cubano muy popular en todos los países hispanoamericanos y evolucionó de música de cantinas a música de serenatas, razón por la cual se hizo aceptable para todas las clases sociales.

“Cosas como tú son para llevarlas en mitad del alma” así llevamos este hermoso bolero de Armando Manzanero. Aquí te dejamos el vídeo para que recordemos juntos esta canción:

Y qué decir de la ranchera, este es otro género popular y folclórico con raíces en la tradición mexicana, ampliamente ligado a los mariachis, pero interpretado con cualquier formato (cantador-guitarrista, dueto, terceto, cuarteto, conjunto norteño o banda, entre otros).

Seguramente has escuchado una de las canciones más recordadas de este encantador género “La farsante”, de Juan Gabriel. Cantemos juntos y recordemos sus atrevidas y desafiantes letras

Y ya que estamos hablando de música, la colombiana sí que reúne diversas manifestaciones culturales de nuestro país y está influenciada por elementos españoles, indígenas y africanos.

Aunque actualmente nuestra música se ha modernizado en cuanto a ritmos y letras, con toda seguridad si te preguntamos por la música colombiana se te viene a la cabeza Silvio y Villalba. Este dueto lo integraron Rodrigo Silva, de Neiva, Huila y Álvaro Villalba, del Espinal, Tolima. Silva quería hacerse famoso como cantante de rancheras y Villalba interpretaba bambucos fiesteros. Y la vida los cruzó en 1966 en la heladería El Dorado, en plenas fiestas del San Pedro, en el Espinal y gracias a esto hoy podemos escuchar hermosas canciones como esta:

 

 

Etiquetas : recientes

Dejar un comentario