En los últimos años, se ha vuelto muy común que los jóvenes ingieran comidas rápidas, bebidas en caja o alimentos procesados industrialmente, entre otros. Este comportamiento ha hecho que los diagnósticos por obesidad vayan en aumento.

Según la Encuesta Nacional de Situación Nutricional (ENSIN) 2015, «1 de cada 4 niños entre 5 y 12 años tiene un peso mayor al que corresponde con su talla. Por tanto el 24.4% de la población infantil en Colombia ha sido diagnosticada con obesidad».

 ¿Qué hacer si mi hijo fue diagnosticado con obesidad?

  • Ten presente que el desarrollo de tu hijo irá máximo hasta los 18 años. Es por ello que si tu hijo menor a los 12 fue diagnosticado con obesidad, deberás incrementar el ejercicio diario y aumentar las porciones de frutas y verduras.
  • Tendrás que reducir las porciones de harinas y controlar muy bien los carbohidratos.
  • Hacer meriendas naturales y caseras (fruta, queso, medio sándwich, etc.)
  • Préstale atención al estado emocional que tiene tu hijo ya que los niños y adolescentes diagnosticados con obesidad son 4 veces más propensos a sufrir depresión debido al acoso escolar. Si identificas que se encuentra retraído o deprimido, asiste a un especialista.

Es importante que tu hijo y toda tu familia tome consciencia de lo que significa un diagnóstico de obesidad. Todo el núcleo familiar es parte vital para el proceso.

Te recomendamos incluir a todos los miembros en la planificación para una mejor alimentación. Intenta hacer con ellos una lista de menús atractivos y saludables. De esta forma evitarás que sufran de enfermedades asociadas al sobrepeso como: diabetes, asma, hipertensión o enfermedades cardiovasculares.

Etiquetas : destacados

Dejar un comentario