Sabías que el 24 de marzo de 1882 el Doctor Robert Koch anunció que había descubierto la bacteria que provoca la Tuberculosis, lo que ayudó para diagnosticar y curar esta enfermedad. Es por esto que todos los 24 de marzo se celebra el Día Mundial de la Tuberculosis, con el fin de generar conciencia sobre la enfermedad infecciosa más letal del mundo.

Lo primero que debemos de saber es que la tuberculosis es una infección causada por un germen llamado Mycobacterium Tuberculosis, también conocido como Bacilo de Koch,  suele atacar a los pulmones, pero puede también dañar otras partes del cuerpo.

¿Cómo se trasmite?

Los gérmenes de la Tuberculosis (TBC) se contagian de una persona a otra a través del aire. Los gérmenes se liberan al aire, cuando una persona enferma de tuberculosis pulmonar o de garganta  tose, estornuda o habla.

Las primeras manifestaciones de la tuberculosis son: cansancio, fiebre, pérdida de peso y sudor nocturno.  Y cuando la enfermedad se encuentra en una fase más avanzada produce tos, dolor torácico, sangre en el esputo y ronquera.

Las personas con mayor probabilidad de contagio de la TBC son aquellas que tienen un sistema inmunológico debilitado como en el caso de pacientes con VIH, Cáncer, Adultos Mayores o que reciban tratamientos con supresores inmunológicos.

¿Cómo evitar el contagio?

– Lávate las manos con agua y jabón, frecuentemente.

– Mantente alejado de personas enfermas.

– Cubre tu boca y nariz con tapabocas cuando se presentes síntomas respiratorios (tos frecuente o estornudos).

Etiquetas : slider