1. Cuando los antibióticos se usan con demasiada frecuencia y en dosis inferiores a las recomendadas, las bacterias se vuelven resistentes, incrementando el riesgo de enfermar.

 

  1. Ante la aparición de cualquier enfermedad leve inmediatamente no se debería tomar medicamentos. Por ejemplo las vitaminas y los analgésicos, son los fármacos más utilizados y no siempre son los adecuados ya que en cantidades excesivas, puede causar complicaciones.

 

  1. Combinar algunas plantas medicinales con medicamentos pueden alterar su efecto en el cuerpo.

 

  1. Es importante tener la prescripción médica adecuada con cada uno de los medicamentos que consumimos.

 

  1. Un medicamento que es eficaz para una persona quizá no lo sea para otra, por lo tanto no se debería compartir los medicamentos entre familiares.

 

  1. El hecho de que un medicamento haya sido eficaz en el pasado, no necesariamente significa que pueda volver a servir.

Los medicamentos que se usan con mayor frecuencia de forma inadecuada son:

– Las medicinas para tratar dolores intensos (llamadas “opioides”).

– Medicinas para permanecer alerta y concentrado (llamadas “estimulantes”).

– Medicinas para calmar, relajar y posiblemente adormecer (llamadas “ansiolíticos”).

Algunos signos de alerta por el uso inadecuado de algunos medicamentos:

– Cambios repentinos de humor.

– Cambios repentinos de comportamiento.

– Más irritabilidad de lo normal.

– Más somnolencia de lo normal.

Si tienes alguno de estos cambios después de dejar tomar un medicamento sin fórmula médica informa  a tu médico de forma inmediata, con el fin de que pueda recetarle medicinas para tratar esos síntomas o sugerirle métodos para ayudarlo a superar los síntomas adversos.

Etiquetas : destacados